Para la promoción del vivir ético de la Institución, se plantean los siguientes principios y valores, con el propósito de generar, conservar y ampliar el vivir ético en nuestras familias, en el espacio laboral y en la vida ciudadana.

Principios:

La vida: como fundamento de toda posibilidad para la condición humana.

La libertad: como fundamento de posibilidad para la felicidad humana.

La equidad: como fundamento para la convivencia pacífica.

La recta intención: como fundamento para obrar con idoneidad.

Valores:

Respeto: Reconocer y aceptar al otro como semejante aunque diferente.

Transparencia: Comportamiento serio y reflexivo, dispuesto a ser orientado.

Compromiso: Actitud de responsabilidad por el cumplimiento de lo acordado.

Responsabilidad: Capacidad de asumir las consecuencias de los actos propios, en consideración con la totalidad del entorno en el que nos movemos.

Disciplina: Compromiso constante con las actividades elegidas con libertad y responsabilidad desde el respeto por el propio querer.

Probidad: Rectitud e integridad en el actuar.

Tolerancia activa: Disposición para aceptar las diferencias individuales sin menoscabo de los derechos fundamentales.